Los concursos de vino

Monigote-Ordenador

Si les dijera que actualmente nos encontramos, literalmente, desbordados por los palmareses de los diferentes concursos que se celebran en el mundo, y en los que los vinos españoles tienen una considerable relevancia, seguro que algunos de ustedes pensará que exageramos, que no será para tanto. Lo es. Para eso y mucho más.

Pero el motivo de sacar a colación el tema de los concursos, podrán imaginarse que no es lamentarme de si tenemos que trabajar de esta o aquella manera. O encontrar la forma de que todas las bodegas españolas que han conseguido sus objetivos, que en un concurso no es otro que alcanzar notoriedad con una medalla, no vean frustradas sus aspiraciones.

Me detengo esta semana en los concursos de vino porque corremos el peligro que dar al traste con algo que, hasta la fecha, ha funcionado bastante bien para determinados mercados y tipo de vinos, y que ahora la proliferación discriminada de los mismos puede llegar a ocasionar una grave crisis.

Soy perfectamente consciente de que regular este asunto es, en sí mismo una entelequia. Pues si bien hay organizaciones internacionales que viendo el problema llevan muchos años intentándolo, con estrictas condiciones para su celebración. Su cumplimiento no es obligatorio más que para aquellos que voluntariamente se adhieren, sin que el mensaje que llega al consumidor sea capaz de ir más allá del nombre del concurso y la categoría de la medalla. Todo lo demás, lo que verdaderamente le da valor a ese “sticker” que los consumidores encuentran en la botella, es totalmente ignorado por el noventa y nueve por ciento de los que los compran.

Es totalmente incuestionable que la mayoría de los consumidores de vino del mundo necesitan alguna herramienta que les permita discernir entre los vinos ante los que vale la pena detenerse y probar y aquellos otros que directamente se pueden ignorar. Y que al igual que lo son las opiniones de los críticos, las revistas especializadas, guías, etc., los concursos juegan un papel preponderante en esta decisión de compra.

Podemos entrar en discutir cuál es el más prestigioso, atendiendo al número de muestras recibidas, al impacto que según las grandes cadenas de distribución mundiales provoca en las cifras de venta, en la especialización en un tipo de vino o una variedad; incluso en los que se celebran dentro de una misma indicación de origen protegida. Y para todos ellos encontraríamos algún argumento a favor y en contra, sin que el que les habla, a pesar de participar en un buen número de ellos fuera capaz de elaborar un ránking, ni tan siquiera de señalar aquellos dignos de ser tenidos en cuenta y los que no.

En mayor o menor medida todos tienen su público y, consecuentemente, cubren las pretensiones de las bodegas que se gastan su dinero en ellos. Pero nada de todo ello es óbice para que recapacitemos sobre la saturación que podemos estar generando en unos consumidores que, al menos en su inmensa mayoría, desconocen, ni tan siquiera, que cada concurso tiene su propio reglamento y que no necesariamente son homogéneos.

3 thoughts on “Los concursos de vino

  1. Los concursos, tal y como están concebidos, no son más que un elemento de promoción, que tendrá mayor o menor repercusión para el vino y la bodega participante, conforme al prestigio y la repercusión del propio concurso. Ya hemos visto con ejemplos en el pasado, como concursos de escasa importancia internacional, por su floja afluencia y participación, pueden llegar a ensalzar un vino como “el mejor del mundo”, a nada que la bodega sepa manejar la información o tenga influencia en los medios de comunicación (los más veteranos recordaremos aquel triunfo de Matarromera en el concurso de Turkía -ni me acuerdo de la ciudad- cuando en España acabó siendo el mejor vino del mundo).
    El verdadero concurso sería algo así como el sistema que emplea la Academia de Holliwood, donde las películas no tienen que inscribirse y pagar por ello, si no que el conjunto de la crítica y la industria cinematográfica, amplios conocedores de todos los filmes estrenados a lo largo del año, votan y eligen. Sustituyamos películas por vinos y tendremos el mejor de los concursos posibles.

    • No hay duda que los Concursos tienen un componente de negocio muy importante, aunque en si mismo no creo que eso sea un problema. En mi opinión la cuestión está en la incongruencia existente entre la “necesidad” de disponer de una herramienta con la que aconsejar al consumidor en su elección de un vino y, por contra confundirlo con baremos y categorías diferentes que, en la práctica, le llevan a no saber qué signifca y el valor que tiene.
      Lo del verdadero concurso con un sistema ajeno a cuestiones crematísticas lo dejo para administraciones que saben más y serían los que contarían con recursos para hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>